Tentación

¿Te gustó la nota?

Hombres solteros judios intimate

Partiendo de su experiencia personal como hija de una familia judía ortodoxa que tuvo que salir al mundo sin conocer las reglas de la secularidad, Tamara Tenenbaum se le atreve al amor, al deseo y a los vínculos. En este adelanto de El fin del amor cuestiona el paradigma de la soltera orgullosa. Casi podríamos decir que no hay punto de comparación posible porque lo que hoy llamamos soltería no existía hace un par de generaciones. Lo que se modificó por completo, en cambio, es el modo en que vivimos fuera de la pareja. Las chicas no casadas del Once casi siempre se quedan en las casas de sus padres. Me pareció curioso, porque no conozco casos parecidos. A lo largo de la nota la periodista evita mencionar el elefante en la habitación: no duermen juntas porque tienen no sé qué creencias en compartir, en lo femenino y en la vida comunitaria; duermen juntas porque no cogen con nadie.

En lo que dura un viaje

He salido con cientos de muchachos, y muy a mi pesar no encontré esposo. Tampoco sé si lo encontraré. Y quiero decir lo que pensamos y sentimos, que nos escuchen y nos oigan. Así comienza la dinero que recibió el rabino Yoni Rosenzweig, de la ciudad de Beit Shemesh, próxima a Jerusalén, y que le envió una joven soltera de la comunidad religiosa-nacionalista-sionista. El objetivo: que tengan eco las voces de aquellos a quienes les resulta difícil hasta lo insoportable afrontar las exigencias de las leyes religiosas. En mi caso fue mucho antes.

Leave a Reply